domingo, 4 de septiembre de 2011

El otro, el mismo

El pibe Altamira nació como un homenaje socarrón a la épica izquierdista. Los menos imaginativos leyeron una burla personal. No es así: las personas se burlan solas, la realidad imita al arte, y el pibe Altamira perdió razón de ser.


14 comentarios:

  1. Y termino como debew ser con Chiche Gelblung un final mas que digno,

    ResponderEliminar
  2. le hubieras puesto el pibe bonacci y no pasaba nada

    ResponderEliminar
  3. 1. Buenísimo las cosas que rechaza la izquierda británica.

    2. Doy fe de las bellas chicas troskistas. Casi me enganchan...

    3. ¡Quiero más del Pibe!

    ResponderEliminar
  4. Copio un twitter que me llamó poderosamente la atención:

    @altamirajorge - Jorge Altamira
    @Nicloisse Peron firmaba Descartes y Lenin, Stalin, el aleman W Brandt y otros fueron jefes de gobierno con seudonimos. Alta la mira

    ResponderEliminar
  5. La vocación docente te traiciona, como Altamira nos traicionó a todos. Si los utopistas delirantes se vuelven cínicos ¿qué queda para los poíticos "burgueses"?
    El diálogo en la Fabian Society con las razones profundas del particularismo británico está impagable.

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo!!!!!!!

    Como siempre, un gran gusto!!!!!


    Saludos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Ahora se vienen los nuevos spots de Altamira y el Chipi: "la burguesia nos exige 25 millones de votos para ganar una elección en octubre" (?)

    ResponderEliminar
  8. El pibe Altamira es el Inodoro Pereyra de nuestros tiempos.

    ResponderEliminar
  9. Queríamos tanto a los fabianos. Altamira forever!
    Suri.

    ResponderEliminar
  10. Me emocioné un poco con el diálogo final entre el autor y el pibe.

    ResponderEliminar
  11. Nooo! Muy bardero... Y pensar que yo milite para el PO la campaña del FIT el año pasado! Lo de Gelblung fue una piña al estomago...

    ResponderEliminar
  12. el pibe Altamira real estaría orgulloso del Altamira actual, una vida de militancia sin transar y la creación del que es hoy el partido de izquierda CLASISTA más importante de Argentina. Tan groso es el viejo que en 50 años de militancia solo le encuentran la boludez de Gelblung para "pegarle". Mientras ustedes dibujan, Altamira construye.

    ResponderEliminar
  13. Mi estimado, el estalinismo opera de esa forma: como no puede discutir lo sustancial se recicla en particularidades sin sentido y las tira a guisa de palitos donde resbalan sus oponentes. La frase "Altamira nos traicionó a todos" no se sustenta en nada más que el deseo de denigrarlo.

    Pueden ladrar todo lo que quieran, la historia ya hizo sus juicios, y los estalinos quedaron bastante mal parados, sólo atinan a ladrar de vez en cuando... nosotros seguiremos andando.

    ResponderEliminar