lunes, 16 de marzo de 2009

Un día común



Hoy fue un día común. Compartido egoistamente con gente desconocida, espantamos el miedo confundiendo felicidad con alegría. Deseé la mujer de mis prójimos y me quedé con la mía. Tuve derrotas públicas y alguna victoria escondida. Se oye tras las baldosas el crujido de la entropía, tapo el olor a miedo quemando monotonía. Ya parte el barco con mi aporte de plusvalía. Hoy fue un día común, mañana será otro día.

2 comentarios:

  1. Que buena poesía!
    El dibujo... una chanchada! Jajaja.
    Está genial.

    ResponderEliminar
  2. El ruido de entropía me resulta insoportable!

    ResponderEliminar